Deshidratación

Deshidratación

¡Hola a tod@s! Tras la última entrada del mes de julio donde hablábamos sobre el “Golpe de Calor”, hemos considerado oportuno mantener el hilo y hablar en este post sobre la deshidratación.

El agua y la hidratación son esenciales en nuestras vidas, y  de forma más particular en las personas mayores.  Al nacer ,el cuerpo humano está constituido por un 75% de agua , porcentaje que va disminuyendo con la edad y sobre todo en las mujeres, pasando a un 50% en edad avanzada.

Es imposible sobrevivir sin agua más allá de una semana, mientras que sin alimentos, podríamos aguantar incluso más de un mes.

¿Qué funciones tiene el agua en nuestro organismo?

  1. Transporte-disolvente de fluidos orgánicos (sangre, linfa, orina, heces, saliva).
  2. Lubricante de tejidos y articulaciones.
  3. Metabolismo celular (digestión, dilución, absorción) y eliminación de toxinas, detritus y deshechos.
  4. Termorregulación.
  5. Protección frente a infecciones (respiratorias, urinarias, etc.).

Para entender de forma simple que es la deshidratación podríamos  decir que esta se produce cuando hay un desequilibrio entre las entradas ( agua que bebemos, agua de los alimentos, agua de los procesos metabólicos  y las salidas de líquido (orina, heces, respiración y sudoración) en nuestro organismo 

La deshidratación no solo implica la pérdida de agua, sino también la pérdida  de electrolitos fundamentales para el cuerpo, como el sodio, potasio, etc que pueden comprometer la vida en las personas mayores.

El gasto o intercambio diario de agua es de aproximadamente un 4% del total de nuestro peso corporal,  es decir, el equivalente a  unos 2.500-2.600 ml.

 ¿Por qué es más importante la deshidratación en las personas mayores?

Las personas mayores, sean especialmente susceptibles y vulnerables frente a la deshidratación, un problema muy importante, que es responsable de muchas hospitalizaciones y que en algunos casos contribuye a la muerte.

Causas de la deshidratación en personas mayores:

  • Alteraciones en el mecanismo de la sed: suelen tener menos sensación de sed, y además más tardía, por eso reducen su ingesta agua
  • Alteraciones en los mecanismos de la saciedad: una vez que sienten sensación de sed,se sacian antes y con menores cantidades de líquido que los adultos.
  • Alteraciones gustativas y olfatorias: a medida que aumentan los años se pierde el placer y apetencia por los líquidos
  • Alteraciones en la deglución
  • Incapacidad física, inmovilidad
  • Polimedicación (diuréticos, anticolinérgicos, psicofármacos…)
  • Alteraciones cognitivas y psicoafectivas (disminución de la percepción de sed, trastorno de la conducta alimentaria con rechazo a la ingesta, trastornos de la deglución, etc.).
  • Restricción ingesta hídrica
  • Las personas mayores acumulan menos líquidos en su organismo, y por eso tienen menos reserva de estos cuando es necesaria, provocando una piel seca y fría.
  • Comorbilidades (diabetes)

La gravedad de la deshidratación  tiene que ver con la velocidad a la que se pierde el agua: si es brusca, los síntomas serán más graves; si es una pérdida gradual, el organismo muestra primero los síntomas leves al intentar recuperarse ante la pérdida de líquidos.

Síntomas:

Pueden darse todos o bien solo algunos.

  • Sequedad en la piel y sobretodo en las mucosas: boca, nariz
  • Aumento de la frecuencia cardíaca 
  • Escasa producción de orina,
  • Pérdida de fuerza en la parte superior del cuerpo
  • Infección de orina- infecciones bucales
  • Estreñimiento
  • Fatiga y desmayos
  • Aumento de somnolencia
  • Confusión
  • Caídas
  • Úlceras por presión
  • Dolor de cabeza intenso
  • Disminución de la presión arterial y del nivel de oxígeno 
  • Insuficiencia renal
  • Calambres musculares

Prevención:

  • Ofrecer agua o líquidos durante todo el día.
  • Aprovechar la toma de medicación para que beba agua.
  • Dejar a la vista y en sitios accesibles líquidos o agua para que no olvide beber.
  • En las horas de más calor evitar actividades que requieran esfuerzo.
  • Evitar bebidas azucaradas.
  • Aumentar el consumo de frutas (melón, sandía, fresas, piña, cerezas, uvas, naranjas) y verduras (lechuga, tomate, espárragos, berenjena, coliflor, cebolla, judías verdes, espinacas…)
  • Además de agua, ofrecer bebidas como infusiones, zumos naturales, batidos o sopas
  • Evitar  bebidas  estimulantes (café, té…) y el alcohol porque aumentan la deshidratación corporal.

Recomendaciones Generales:

  • La ingesta de agua debe ser gradual y a lo largo del día, insistiendo más en la mañana y en la tarde (para evitar despertares e incontinencia nocturna)
  • En cada comida tomar 1 vaso de agua, evitar forzar ingesta previo a las comidas (provoca llenado gástrico y saciedad)
  • Entre comidas tomar de 4-6 vasos de agua como si fuera la prescripción de un medicamento
  •  Favorecer la ingesta líquidos al levantarse (400-600 ml) pues favorece la motilidad intestinal y evita el estreñimiento

Autora: Cuidando de ti

Bibliografía:

  1. https://www.segg.es/media/descargas/Acreditacion%20de%20Calidad%20SEGG/Residencias/Gu%C3%ADa%20de%20buena%20práctica%20cl%C3%ADnica%20en%20Geriatr%C3%ADa%20-%20Hidratación%20y%20salud.pdf
  2. https://grupolasmimosas.com/mimoonline/como-saber-si-un-anciano-esta-deshidratado/
  3. http://www.murciasalud.es/recursos/best_practice/2001_5_1_HIDRATACIONORAL.pdf
  4. https://emera-group.es/noticias/hidratacion-en-la-tercera-edad-cuidados-y-recomendaciones/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *